Libertad Finaciera

Libertad Financiera

Lograr la Libertad Financiera

El concepto de Libertad Financiera es indudablemente un tema que cada vez despierta mayor interés entre la gente. Y esto realmente tiene mucho sentido, ya que la libertad financiera (o independencia financiera como se le conoce también) promete llegar a resolver gran parte de los problemas comunes de una persona en el mundo moderno.

¿Qué es la Libertad Financiera?

De modo simple, libertad financiera significa que una persona cuenta con los recursos (ingresos económicos) necesarios para vivir cómodamente cubriendo todas sus necesidades y sin estar obligada a trabajar.

Sin embargo, no todas las personas que cuentan con ingresos altos pueden ser financieramente libres; una razón muy importante es que para conservar sus altos ingresos, ellos deben seguir trabajando ya que de otro modo los ingresos se detienen; otra razón que obstaculiza la libertad financiera de las personas con altos ingresos es que a lo largo del tiempo han ido adquiriendo deudas y compromisos financieros derivados del “aumento de sus necesidades”.

La libertad financiera normalmente requiere de lo que actualmente se conoce como ingresos pasivos (ingresos residuales, utilidades o renta) que de manera básica son ingresos que se obtienen a partir de sistemas que funcionan más o menos de forma autónoma, con poca o nula intervención de su propietario.

La libertad financiera es un término que puede ser bastante flexible o subjetivo, ya que este dependerá del nivel de necesidades y compromisos financieros que una persona ha ido construyendo a lo largo de su vida. Esto significa que algunos pueden obtener la libertad financiera con un ingreso relativamente bajo, mientras que otras personas con ingresos muy elevados pueden llegar a sentirse como esclavos de sus empleos o de sus deudas.

¿Cuáles son los beneficios que brinda la libertad financiera?

Libertad para vivir.

Una persona que ha alcanzado la libertad financiera cuenta con mucha más libertad que aquellas que no lo han hecho. Como bien se sabe, gran parte del tiempo de una persona adulta se ocupa en el trabajo y esto normalmente no es por gusto propio sino por necesidad.

Una persona trabaja 5 días a la semana para contar con ingresos necesarios para alimentar a su familia, proveerles vestido, pagar una hipoteca, educar a sus hijos, pagar sus deudas, divertirse un poco con amigos y familiares y tal vez desarrollarse en ciertos aspectos de su vida. Para un empleado común, dejar de trabajar simplemente no es una opción.

La libertad financiera, por otra parte provee a la persona los ingresos necesarios para cubrir todos los gastos relacionados con la alimentación, vivienda, educación y esparcimiento que requiere ella y su familia. Todo esto sin estar obligada a presentarse diariamente a realizar un trabajo que detesta.

La libertad financiera NO significa que una persona se dedicará a vivir de vacaciones de forma permanente. De hecho, es muy probable que una persona económicamente libre sea mucho más productiva que aquellas que no lo son. Esto es simplemente por el hecho de que ella o él pueden elegir libremente que trabajos desean realizar, y sabemos que una persona que aprecia su trabajo normalmente lo hará mucho mejor.

Las personas que cuentan con libertad financiera comúnmente trabajan para aumentar su nivel de ingresos de manera que puedan expandir aún más su nivel de vida en aspectos como su educación, salud, integración familiar, vida espiritual, cultura general o para resumirlo en un solo concepto: su felicidad.

¿Existen personas que ya cuentan con libertad financiera?

La respuesta corta es absolutamente sí. De hecho, muchas personas nacen libres financieramente debido a que sus padres lograron la independencia económica previamente, tanto para ellos como para sus hijos.

Nacer libres financieramente no significa que siempre será así. Muchos padres que se han esforzado creando sistemas de generación de riqueza increíblemente efectivos (como negocios muy productivos) han visto como sus hijos se encargan de destruirlos muy rápidamente cuando llegan a hacerse cargo de ellos.

No obstante, las personas que nacen con el privilegio de la libertad financiera tienen mayores posibilidades de seguir siendo económicamente independientes ya que han estado en contacto directo con personas que tienen una mentalidad financiera libre e independiente, con la cual se pueden “contagiar”.

Mentalidad necesaria para la independencia financiera

¿Qué tiene que ver la mente con la independencia financiera?

La mentalidad de las personas tiene que ver absolutamente todo con la independencia financiera. Si tu mente no acepta que puede existir una forma de vivir siendo económicamente libre, o si crees que la única forma de “ganarse la vida” es trabajando 5 o 6 días a la semana para alguien más, entonces realmente tienes pocas posibilidades de alcanzar la libertad financiera.

¿Cómo se comporta una persona con una mentalidad adecuada para la independencia financiera?

Una persona con la mentalidad adecuada para la independencia financiera sabe que…

  • La libertad financiera no necesariamente es sinónimo de ingresos altos.
  • Los ingresos requeridos para la libertad financiera normalmente provienen de activos que trabajan de forma independiente (sistemas de ingresos pasivos).
  • Debe haber un equilibrio entre los ingresos y los egresos; es decir, se debe gastar menos de lo que se obtiene como ingreso.
  • Un buen empleo por si solo difícilmente ayudará a lograr la libertad financiera.
  • Los ricos (las personas que han alcanzado la libertad financiera) piensan de forma muy distinta a las personas pobres o de clase media.
  • Las tarjetas de crédito no son dinero extra; sólo son instrumentos que usados de forma responsable e inteligente pueden ayudar a llevar un mejor control de los gastos.
  • Los activos son propiedades que generan ingresos mientras que los pasivos son propiedades que generan más gastos.
  • Los ingresos se generan a cambio del valor que se entrega a la sociedad.
  • No todas las deudas son malas. En ocasiones puede ser buena idea acceder a un crédito para la compra de activos que generen lo suficiente para pagarlo.

Una persona que desea alcanzar la libertad financiera tiene además hábitos y comportamientos financieros diferentes:

  • Se educa de forma permanente en temas financieros.
  • Ahorra una parte de sus ingresos para formar un patrimonio o comprar activos.
  • No gasta el dinero que no tiene. No abusa de los créditos y siempre planea sus compras.
  • No gasta su dinero en artículos de lujo que representan un esfuerzo financiero demasiado grande.
  • Invierte buena parte de su dinero en activos: propiedades que pueden ayudarle a incrementar sus ingresos.
  • Crea negocios que pueden funcionar de forma autónoma o que son operados por otras personas.
  • Crea sistemas o mecanismos capaces de entregar valor o beneficios a las personas.
  • Utiliza el apalancamiento para maximizar el valor generado o para la distribución de los beneficios entre las personas.
  • Se asocia con otras personas con mentalidades similares para crear nuevos negocios o emprendimientos.

Activos vs Pasivos

Cuando hablamos de propiedades, contablemente existen dos conceptos que son muy importantes para la libertad financiera.

Activos: Estos son propiedades que tienen la capacidad de generar ingresos de forma automatizada o parcialmente automatizada.Los activos son los mejores instrumentos para lograr la libertad financiera.

Pasivos: Son propiedades (o responsabilidades) adquiridas que comúnmente generan gastos para su mantenimiento. Las personas comúnmente adquieren pasivos para aparentar riqueza. Los pasivos pueden ser una barrera importante para alcanzar la libertad financiera.

Existe una gran confusión entre estos dos términos debido a ciertas creencias adquiridas por las personas a lo largo de sus vidas. Por ejemplo, algunos piensan que la casa donde viven es “el activo más importante con el que cuentan” mientras que para otros es simplemente un pasivo, ya que no genera ingresos y se requiere de mucho dinero para su mantenimiento.

Una casa probablemente sea una combinación de ambas cosas (activo y pasivo) ya que normalmente esta no genera ingresos de forma directa pero es un recurso imprescindible para la vida; no se puede pensar en una persona financieramente libre que viva en la calle. Una casa puede convertirse en un activo si después de algunos años es vendida y a partir de ella se obtiene una ganancia. Pero si por otro lado se invierten demasiados recursos para convertirla en la “casa más bonita del mundo”, se podría estar incurriendo en deudas innecesarias.

¿Cuáles son los tipos de activos más comunes?

  • Negocios que generan utilidades.
  • Propiedades inmobiliarias que generan ingresos por rentas o ventas.
  • Propiedades intelectuales o industriales.
  • Propiedades de arte como libros, música, pinturas, etc.
  • Propiedades tecnológicas como sitios web, ebooks, aplicaciones móviles, programas de cómputo, etc.
  • Inversiones.
  • Acciones en empresas productivas.
  • Etc.

¿Cuales son los tipos de pasivos más comunes?

  • Autos de lujo.
  • Casas en la playa.
  • Yates.
  • Suscripciones a los canales Premier de televisión.
  • Vacaciones continuas.
  • Gastos del hogar.
  • Joyas y otros artículos de lujo.
  • Fiestas y reuniones.
  • Viajes a lugares costosos.
  • Regalos costosos.
  • Mantenimiento de casas y automóviles.
  • Ropa de marcas costosas.
  • Y un gran ETCÉTERA.

¿Donde comienza el camino hacia la libertad financiera?

El camino hacia la libertad financiera requiere de mucho interés y motivación por aprender cada vez más sobre este tema. El primer paso es por supuesto la educación. Si realmente estás interesado en mejorar tu vida mediante la libertad financiera probablemente te sentirás ansioso por seguir aprendiendo cada vez más, todos los días hasta que logres comprender perfectamente su significado y sus beneficios. Más adelante estarás interesado en uno o dos medios distintos que te ayuden a conseguirla. Si por decir algo, te llaman la atención los bienes raíces, será muy bueno que te involucres en esa actividad investigando o incluso convirtiéndote en un agente de bienes raíces. Lo importante es que no solo te quedes en la etapa de curiosidad o investigación, sino que realmente comiences a actuar en consecuencia de forma comprometida.

¿Dónde aprender más sobre la libertad financiera?

Existen una gran cantidad de libros excelentes que te apoyarán en el camino hacia tu libertad financiera. Lee varios de ellos, quédate con los consejos que encuentres más útiles y aplícalos en el mundo real.

Estos son algunos libros muy interesantes sobre el tema de la libertad financiera.

  • Padre Rico, Padre Pobre. El clásico libro de Robert T. Kiyosaki es un buen comienzo para introducirte en el mundo del dinero y la libertad financiera. Este es un libro que ha motivado a muchas personas a emprender este camino.
  • El hombre más rico de babilonia. De George S. Clason es un libro muy entretenido y didáctico que aborda temas como la importancia del ahorro, la construcción de un patrimonio y otros consejos para conseguir la riqueza.
  • Cómo Generar Ingresos Pasivos. Por Steve Pavlina y Jesus Guerrero. Este libro te enseña todo lo que necesitas saber sobre los ingresos pasivos y cómo desarrollar sistemas automatizados generadores de riqueza.
  • The Milionaire Fastlane. (disponible en inglés). MJ DeMarco explica de forma cruda y directa el comportamiento de las personas que viven por los carriles de alta y baja velocidad con relación al dinero, además de explicar una serie de principios muy importantes para alcanzar la libertad financiera.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *